Category: web 2.0

En Manchester surgieron las primeras máquinas a vapor, brote de la revolución industrial. Fue una cuna de innovación, conocida por sus «Manchester Firsts». Figuran la división del átomo, el primer computador. La revolución industrial atrajo a Manchester tanta riqueza como pobreza, exacerbada con los bombardeos de la II Guerra. Manchester legó a ser la ciudad más contaminada del mundo. 


Reconocida por su escena musical, la ciudad vio nacer bandas célebres. Entre otras The Smiths, Joy Division (mas tarde  New Order), The Buzzcocks y The Fall de la era post punk. En la era pop, los 10cc, Bee Gees, Take That y Simply Red. Más recientemente Oasis, The Verve, Happy Mondays, the Chemical Brothers.

En turismo Manchester apostó al MICE, acrónimo que  define a la industria de Meetings Incentives, Congress and Exhibitions, en español turismo de eventos, invirtiendo en centros de congresos de gran envergadura de lo cual muchos dudaron de la efectividad. La segunda ciudad del Reino Unido es hoy un centro artístico y deportivo, hogar como no para el célebre Manchester United.

Era de esperar que innovaran en su marketing internacional. Su sitio VisitManchester.com es absolutamente sublime. Un ejemplo es la sección «Discover what’s happening right now» donde se categoriza y mapea la presencia de la ciudad online con 18 colores que representan temáticas abordadas por usuarios, ya sean turistas, ciudadanos, organismos públicos, en blogs, redes sociales, foros y sitios. Su funcionamiento se explica acá. Las opiniones se actualizan en tiempo real en unas especies de cuerdas de colores. Al deslizar el mouse sobre ellas, aparecen los comentarios, recomendaciones, opiniones, etc. Se puede acceder en el extremo superior derecho de la página, primer cuadrado.

A cuanto estamos de hacer algo similar en Chile?

Recuerdo en más de una oportunidad haber escuchado de operadores turísticos extranjeros (que cualquiera quisiera de cliente), quejarse de la lentitud de respuesta de potenciales proveedores en Chile. En lo personal por estos días tengo varios correos enviados, y reenviados, y de los cuales no he tenido ni un escueto «acuse de recibo». Estimo que acá se tiene la mala costumbre mayoritaria de responder tarde, si es que se responde.
Nos falta el e-mail etiquette. Esto no es más que buenas prácticas a seguir en el uso del e-mail. Por ejemplo evitar escribir en MAYÚSCULA, cuidar la longitud, la gramática, racionalizar el uso del «responder a todos», de las cadenas, de los mensajes «urgentes», a utilizar el campo «copia oculta» para correos masivos, etc., prácticas que se aprecian en el mundo del spam y del uso indiscriminado del e-mail.

De todas estimo que la regla más importante es la de los tiempos máximos de respuesta. Algunas empresas establecen como regla que los correos sean respondidos con un máximo de 8 horas, y que un 50% de ellos sean respondidos dentro de 4 horas como máximo. Otras fijan este plazo en una hora.
Me resulta insólito que una persona a la cual le has mandado un e-mail, decida simplemente no responder o estime innecesario explicarte la demora o no respuesta. Caer en explicaciones del estilo «he estado forrado en pega», que se entienden como mentira, es de una egolatría colosal, pues se asume que se tiene más trabajo que el resto. Nada resulta más adecuado que el simple reconocimiento de la demora (o no respuesta) y comprometerse a ello cuando no responder inmediatamente. Las excusas del estilo «el servidor falló», «mi computador se quemó», «se me borraron todos los correos» o peor insistir que el correo nunca llegó (aunque gmail diga lo contrario) es de frente creer que el resto es tan idiota como para creer que en el mundo de Google, Blackberry, Iphone, y el Cloud Computing, los correos caen en un limbo, flotando en una especie de purgatorio electrónico, huachos perdidos en la fibra óptica sin que nadie los reclame.

Ilustración: Supercotidiano

Contacta con nosotros

¿Quieres saber más, colaborar, compartir una idea?

Name
Email
Message

Urrah! Mensaje Enviado! Gracias, nos pondremos en contacto.
Error! Favor verifique sus datos.
logo-footer



Las Antípodas 2018 / Avda. Suecia 513, Providencia Santiago, Chile