Our Blog

Calidad de vida en barrios – Santiago y la Plaza Las Lilas

En el 2010 una torre de departamentos vino a reemplazar el edificio clásico del 1950 donde se ubicaba el cine Las Lilas y diversas tiendas de barrio en el sector poniente de la plaza del mismo nombre. El alcalde de la época, sostuvo que nada podría hacer, anunciando un acuerdo con la constructora responsable (Penta) de habilitar un café literario y un cine en los cimientos del nuevo edificio, lo cual nunca ocurrió.

enterreno.cl

enterreno.cl

Mas recientemente nada pudo hacer la hoy alcaldesa comunal ante la demolición de otras dos construcciones del año 1948, al lado opuesto de la misma plaza Las Lilas, a manos de PAZ Froimovich, constructora de poca reputación, con departamentos dirigidos a población joven en busca de sueños de 34 metros cuadrados a precios exorbitantes.

El argumento «no se trata de detener el progreso de la ciudad» es frecuentemente repetido en la discusión por la destrucción del patrimonio. En radio Cooperativa, Pablo Allard decano de arquitectura de la UDD, defiende con un curioso argumento la destrucción de los barrios a manos de constructoras, en su rol de colaborador del gobierno de Piñera. «Hay barrios en la ciudad que son tan atractivos, que tienen tal calidad de vida que hay mucha gente que quiere vivir ahí y eso genera demanda. Esos edificios de 9 pisos se llenan de gente…».

Implica que el Estado debe excluirse de su rol regulador. Sin considerar que el negocio de las constructoras no es otro que construir y vender lo más caro posible, no generar calidad de vida. Allí existía calidad de vida, lo cual llevó a personas a adquirir propiedades que han perdido privacidad, luz, silencio y libertad de movimiento.

La calidad de vida de un barrio a la que Allard defiende se plasma hoy en barrios sin identidad, atestados de gente, autos y edificios de dudosa calidad o aporte estético.

Dura pelea se dio en el 2013 al Plan Regulador o PMRS100, que expande Santiago y legaliza la instalación de edificaciones en lugares inadecuados. Acabó en controlaría por el rol cuestionable que tuvo su impulsor, ex intendente de Santiago y ex-presidente de la Cámara Chilena de la Construcción. En diciembre se aprobó igual lamentado por muchos.

Un triunfo de la ironía: El boom de la construcción en Providencia, promovido y defendido a rajatabla por el alcalde Cristián Labbé, permitió instalar población joven que en lo comicios municipales de ese año hizo posible jubilar a dicho alcalde de la comuna.