Our Blog

Libro Olvidado

Último domingo de vacaciones. Acabamos de llegar de viaje y la inminencia del lunes se hace demasiado evidente. En una esquina de la habitación la maleta que acompañó mis aventuras gorda y apretada, me observa como queriendo decirme algo.

Decido dejarla cerrada, intacta tal y como llegó de ese país destacado como uno de los más alegres del mundo. Mi ropa formal de trabajo me espera en el closet y por cábala no la mezclo con bermudas o chalas de goma, ni menos con poleras de colores. Mi deseo es sencillo, perdurar la sensación de vivir de una maleta donde todo lo necesario está ahí en no más de 100 centímetros cúbicos de plástico. Que esa maleta conserve mi estado de ánimo vacacional cuando mi única preocupación era no dormir pasadas las 10 y 30 de la mañana hora de cierre del abundante desayuno.

Y así propongo asomar la nariz por una pequeña rendija de esa maleta cerrada cada día lunes, y sentir el olor de la lluvia y esa humedad propia de una selva que se moja con el Atlántico.

Pero el lunes es inminente y se nos viene como un tsunami, por lo que en un instante de lucidez concluyo que mantener imperecederos esos recuerdos de sabores, olores y visiones de cielo azul que tanto goce flotando panza arriba en el mar cálido, puede que sirva más bien para dejarme arrastrar hacia ataques de nostalgia infantiles que de nada servirán.

Con total hidalguía como quien se baña al amanecer en agua helada, abro de un sopetón la maleta y procedo a vaciarla por completo obviando los aromas vacacionales que desfilaban por mi nariz, impregnados en camisas y bermudas, y en ese libro inolvidable que descubrí empolvado en un librero del hotel.

Un santiamén me tomó abrir y vaciar la maleta, dejar ropas en el canasto de lo sucio, cerrarla y bajar a la bodega sin vacilaciones, para dejarla olvidada junto a otras que han corrido similar indiferencia.

Me voy a dormir, decidido en dejar las sensibleras pendejas post estivales, no obstante con la persistente sensación de que estoy obviando algo poderoso, de que deberé hacerme el loco y que esta sensación me acompañará por un buen tiempo.