Our Blog

Zanelli

Zanelli3

Le han preguntado en reiteradas oportunidades que quien más la acompaña en su aventura. Ella responde que nadie más. Y solita le pone el hombro a los maestros, a los del Minsal, los de la Muni, el SII, a los proveedores. Se reiría si supiera que esta semana Chile salió primero en un ranking que mide la facilidad para emprender en cada país, y que destaca que por estos lados una empresa se puede abrir en un día.

Entonces paseando por Nuñoa encontró el lugar perfecto, un local cercano a una esquina comercial, en un barrio altamente residencial, de esos que dan la pelea a la falsa creencia de que tenemos que vivir hacinados en sueños de 40 metros cuadrados de Paz Froimovic, o endeudados en casas de medio millón de dólares.

Y así, audaz y decidida como es, negoció un buen precio, creó un novedoso concepto, compró lo que había que comprar, navegó por la burrocrácia nacional y a principios de marzo se lanza con todo.

El café Zanelli no está para pequeñeces y se lanza para dar que hablar. Ella anda con todo el entusiasmo, pero un poco muerta de susto. Es de esperar existiendo recursos y tanto sacrificio de por medio.

Pero hay algo esencial que a veces se olvida en la búsqueda de las ideas sofisticadas y ultra innovadoras, y es el convencimiento de que el cliente es la razón de ser de tu negocio, que debe haber oficio y autenticidad.

Ella lo tiene bastante claro.